Safari con Carlos Saura

Las redes sociales de Sierra Activa colgaron esta foto de Carlos Saura sobre uno de los vehículos de la empresa.

En la cantina de Salgüero empiezan a estar acostumbrados a que los equipos de rodaje paseen por la zona. En unos meses acudirán los de la serie La huella del mal, basada en la novela de Manuel Ríos, y ayer el trajín lo motivaba el último proyecto de Carlos Saura. A Celina, que atiende en el bar, le suele tocar suministrar bocadillos, bebidas o quedarse a dos velas, como ayer, porque de repente hay cambio de planes y el rodaje se adelanta ante la amenaza de lluvia. Aún así la visita fue la comidilla de la mañana, y eso que apenas se sabía nada porque la productora mantuvo absoluto secreto sobre el motivo del rodaje. Hubo que hacer guardia en el entorno para dar con ellos. Y no fue fácil.

Así supimos que acudieron a Paleolítico Vivo para rodar a los uros y bisontes, animales que nuestros antepasados pintaban en las cavernas. Y es que el proyecto se llama Carlos Saura y los orígenes del arte, y el director necesitaba ambientar esa imagen tantas veces representada en las pinturas rupestres.

En este safari el director de Cría cuervos, ¡Ay, Carmela! o Flamenco lo acompañó Juan Luis Arsuaga, director científico del Museo de la Evolución Humana y codirector de Atapuerca, dos de los escenarios (el MEH y los yacimientos) en los que rodaron el día anterior este «arte paleolítico».

El documental lo produce Malvalanda – la misma que avaló el cortometraje Madre, de Rodrigo Sorogoyen, nominado a un Óscar y ganador de un Goya-y hace un año RTVE anunció que compraba los derechos de emisión.

El equipo de rodaje estuvo toda la mañana moviéndose en los 4×4 para acceder a los bichos, mientras un pequeño retén se quedaba a las afueras del recinto. A mediodía Saura marchó hacia el norte, donde sigue el rodaje, adelantándose al resto que comió en estas tierras, aunque no en la Cantina de Celina.

Deja un comentario